miércoles, junio 24, 2009

Caracoles con mojo (San Juan)


SAN JUAN

Hoy voy a contar una vieja tradición que creo está ya casi perdida en mi pueblo. Recuerdo que cuando era niña el día de San Juan por la mañana había que ir a "Tomar la Sanjuanada" que no era otra cosa que ir a ver salir el sol a cabezo San Borombón o en su defecto y si eras muy pequeñajo al cabezo de la Virgen.
La palabra "Sanjuanada" ha venido utilizándose hasta hoy como tontería o como algo molesto que tienes que realizar y no te apetece nada.
La verdad es que levantarte de madrugada, subir al cabezo y ver como sale el sol no a todo el mundo le apetece.
En Muel nunca hemos hecho hogueras la noche anterior a San Juan, pero hemos seguido unos ritos ancestrales que me gustaría que siguieran realizandose.
El día de San Juan era largo, después de madrugar y sentarte a ver como despuntaba el día, nos comíamos el bocata. Había gente, sobre todo mayores, que hacían migas y asaban chorizos y chuletas.
Después del almuerzo había que bajar al río y lavarse la cara.
Una vez realizada ésta tarea empezaba la mañana de compras.
Había que comer en el rio y teníamos que comprar las cocacolas y los kases. También había que preparar la comida, que nos las hacían las madres porque eramos pequeños.
En San Juan se comen caracoles, caracoles con mojo y hay dos tipos de mojo: el de huevo y el de tomate. Como segundo plato chuletas a la brasa y terminaremos con las famosas "arras" que eran bizcochos individuales, que hacían nuestras madres en el horno, con montenevado y anisetes de colores por encima.

CARACOLES CON MOJO

INGREDIENTES:

1 Almud de caracoles por persona
1 guindilla
1 hueso de jamón
vinagre
sal
agua

Para el mojo de huevo:

4 huevos
Aceite
Sal
Ajo

Para el mojo de tomate:

Tomate rallado
Aceite
Sal
Ajo
Vinagre

PREPARACIÓN:

Lo de un almud por persona igual os parece mucho, es algo más de un kilo, pero bueno si sobra mejor no?.
Empezaremos con la ardua tarea de limpiar los caracoles. Los pondremos en un balde con un buen chorro de vinagre y dos puñados de sal. Empezarán a echar babas como posesos. Nosotros los moveremos y remojaremos bajo el grifo, dejando correr el agua hasta que esté bien limpia.
Ahora hay que engañarlos. Los pondremos en una olla bien grande con agua fría a fuego lento. Los caracoles irán subiendo por las paredes sacando sus cuellos y huyendo del calor del agua. Subimos entonces el fuego (siii ya se que es muy cruel¡¡) y todos morirán con los cuellos fuera, así es más fácil sacarlos luego de su cascarón. Echamos la guindilla y el hueso de jamón y dejamos cocer, espumando de vez en cuando, una hora más o menos.
Cuando estén tiernos se escurren y se sirven acompañados con los mojos.

MOJO DE HUEVO:

Separamos las claras y las guardamos. Ponemos las yemas en un mortero y vamos echando aceite como un hilo, sin dejar de remover. Hay que hacerlo con mucho cuidado y sin pasarse con el aceite. Cuando esté consistente añadiremos la sal y el ajo picadito.

MOJO DE TOMATE:

Rallamos el tomate y lo aliñamos con aceite, vinagre y un ajo picado


* La receta del arra no es más que un bizcocho y el montenevado son las claras a punto de nieve que se pone encima para que se peguen los anises.



Sanjuanada de 1926

La Sanjuanada fue un proyecto de golpe de estado en España, el cual había sido previsto para la noche del 24 de junio de 1926; de ahí el nombre de sanjuanada.

La intención era expulsar del poder a Primo de Rivera y que el general Aguilera, pasara a la presidencia del Gobierno.

Los militares que lo dirigieron fueron los generales Valeriano Weyler y Aguilera, apoyados por los generales Riquelme, Batet, gobernador militar de Tarragona, y Gil Dolz del Castellar, capitán general de Valladolid, además de otros grupos militares de Madrid, Valencia, Galicia, Andalucía, Aragón y Cataluña, dos o tres regimientos de Madrid, tropas de Galicia, Andalucía, Cataluña y Zaragoza y marinos de Cádiz y Cartagena.

La sanjuanada fracasó porque los responsables fueron descubiertos y arrestados.




13 comentarios:

  1. Unos caracoles que tienen que estar buenisimos si señor.
    Muchas gracias por la historia, es bonito conservar las tradiciones.
    Un besito Pilar

    ResponderEliminar
  2. Joer....y yo me pregunto: ¿por qué no tendremos esas tradiciones por aquí? que de las corridas de toros no pasamos. Al concejal de festejos no le da el cerebro para más.
    Y a la alcaldesa ni te cuento.

    Apetitoso pa variar.

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Qué bonitas tradiciones, por aquí no se celebra pero de niña y adolescente y todavía vivía en el País Vasco no había noche de San Juan sin hoguera y chocolatada. Me encantaba.
    Me apunto la receta de los caracoles, a mi me da cosilla comerlos pero no me immporta cocinarlos para los demás, y a mi marido le gustan mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pilar,me a gustado mucho la historia que as contado y lastima que se pierdan estas tradiciones.
    Los caracoles te los dejo para ti,que me dan mucho repelusss,pero los mojos me los apunto,que algo aré con ellos.
    un bexito wapi

    ResponderEliminar
  5. Cualquiera dirá que vivo a 1000 kms de Muel, porque te juro que no sabía la historia, que por cierto me ha parecido muy interesante, aunque lo que más me ha gustado son los caracoles, que ricos y que pocas veces tomo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan nuestras tradiciones.
    En mi pueblo también se celebraba y tiene su "comida" propia ese día.
    No te lo explico porque ya lo he hecho en mi blog.
    Tenía pendiente esta tradición porque siempre me ha encantado y tiene buenos recuerdos para mi.

    Pochoncicos y acarrazdas.

    ResponderEliminar
  8. Interesantísima y muy trabajada tu entrada. me ha encantado. Los caracoles para chuparse los dedos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. me ha encantado tu entrada, de verdad, de corazón.
    gracias mi lunera amiga.
    un aniabrazo

    ResponderEliminar
  10. ROSA, pena que éste año no he comido caracoles el día de San Juan y no he podido poner la foto,pero todo se andará.
    Besos

    JULITO, mucho mejor los cuernos de caracol que los de los pobres toros.
    A ver si te hacen concejal o alcalde y organizar algo decente.
    Un besico

    MARHYA, pues el chocolate con la oreja también estará rico.
    Siento que no te gusten los caracoles, pero te aseguro que estás ricos.

    ELENA, me alegra que te guste la historia y utiliza con mojos con unas buenas chuletas a la brasa.
    Besos

    COCINICA, a veces de lo más cercano no te enteras.
    Son muy ricos los caracoles verdad?
    Besicos


    WIVYCH, ya he leído tu historia de san Juan y me ha gustado mucho.
    Guardemos nuestras traciones.
    Un besico

    JOSELOP44, me alegra que te guste mi entrada.
    Un beso

    ANA, Me gusta que te guste y sobre todo que te guste de corazón.
    Un beso gordo

    ResponderEliminar
  11. Que curiosas tradiciones y que recuerdos más entrañables, lastima que se esten perdiendo. Y así nuca he probado los caracoles, pero los caracoles en todas sus versiones resultan exquisitos. Besos

    ResponderEliminar
  12. Si los caracoles que has hecho están buenos, la historia que nos relatas, no se le queda atras, muy didactica, se agradece que las recetas vengan enriquecidas con historias, anecdotas, etc.
    Muy bien paisana.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Si los caracoles que has hecho están buenos, la historia que nos relatas, no se le queda atras, muy didactica, se agradece que las recetas vengan enriquecidas con historias, anecdotas, etc.
    Muy bien paisana.
    Besicos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar mi cocina y por dejar tu comentario. Por falta de tiempo no puedo contestar a todos, pero un ratito cada día, me paso por vuestras casas atraída por el olor de vuestros fogones.
Vuestras palabras son el mejor aliño para mis platos.
Ya sabéis que podéis enviarme un mail con cualquier duda a mi correo:
pilar.gilse@gmail.com